TRES USOS CASEROS DEL JABÓN NEGRO QUE NO DEBES DEJAR DE PRACTICAR

TRES USOS CASEROS DEL JABÓN NEGRO QUE NO DEBES DEJAR DE PRACTICAR

JABON NEGRO

El jabón negro de África, también conocido como jabón negro de “Beldi” es uno de mis cosméticos favoritos. Y, si te animas a probarlo, te aseguro que ocupará un lugar privilegiado en tu cuarto de baño puesto que nadie es capaz de resistirse a sus encantos.  Es fascinante y te voy a explicar porque…

¿Por qué es el jabón negro tan especial?….

El Jabón Negro constituye un tratamiento completamente natural y adecuado para cualquier tipo de piel, incluidas las más sensibles o secas. Se dice que surgió hace 3000 años y, desde entonces, es un cosmético indispensable para la mujer árabe, sobre todo para aquellas que gozan de una economía de alto standing.

Lo primero que te llamará la  atención serán su color y su textura, bastante diferentes a los de cualquier otro jabón. En realidad, el jabón negro no es una pastilla más de jabón, sino una pasta formada a base de  aceite de oliva, aceitunas negras, aceite de argán y agua macerados en sal y potasa. Destaca el hecho de  que, en la Era del marketing y el gusto por lo bonito, un producto tan poco “atractivo” sea la llave del elixir máximo de la belleza gracias a las valiosas propiedades cosméticas que este posee.

FORMAS DE USARLO QUE NO TE PUEDES PERDER:

JABON NEGRO

A) SOBRE EL ROSTRO:

  1. EN LA CARA DIARIAMENTE: (COMO EXFOLIANTE O LIMPIADOR FACIAL)

El Jabón Negro es uno de los más potentes limpiadores faciales que existen actualmente en el mercado. Y encima 100 % natural. ¿Se puede pedir más?

Se trata de un limpiador regenerante natural suave. Este, elimina las impurezas y toxinas de la piel y purifica la epidermis. Estira nuestra piel y la aporta elasticidad, suavidad y un aspecto satinado como si de un lifting facial se tratase. Así pues, te recomiendo usarlo TODOS LOS DÍAS, preferiblemente por la noche, ya que es durante el descanso nocturno cuando la piel más se regenera y, qué duda cabe que, irnos a dormir con la piel limpia e hidratada ayudará muchísimo a esa labor.

En primer lugar,  lavamos la cara con agua lo más caliente posible, ya que el calor abre los poros y facilita una mejor acción del producto. Acto seguido, aplicamos una pequeña porción de jabón negro sobre el rostro y lo extendemos de forma uniforme, a modo de mascarilla, evitando el contorno de los ojos y la zona de los labios. Dejamos actuar unos minutos y aclaramos, con agua abundante, preferiblemente tibia. Finalizamos el proceso aplicando, al gusto, una buena dosis de Agua de Rosas y nuestra crema facial habitual. (Intensificarás los efectos de este tratamiento si en lugar de la crema facial usas aceite de argán cosmético).

2.- EN LA CARA UNA VEZ A LA SEMANA: (COMO LIFTING FACIAL)

Sus propiedades hidratantes y exfoliantes le convierten en un elemento fundamental, junto con el Ghassoul y el Agua Floral, para llevar a cabo un TRATAMIENTO DE LIMPIEZA Y CUIDADO FACIAL. Este tratamiento producirá, sobre nuestra piel, los mismos efectos que los de un LIFTING, eso sí, sin necesidad de cirugía.

Para este tratamiento en primer lugar debemos hacer un pequeño baño de vapor en nuestro rostro para abrir los poros. De esta manera, facilitamos una mejor penetración del jabón negro y aumentamos sus beneficios. Acto seguido, cogemos una bola de unos 3 cm de jabón negro y lo extendemos a modo de mascarilla por todo el rostro mediante círculos. Dejamos actuar unos 5 o 10 minutos, humedeciendo de vez en cuando el rostro y, finalmente, retiramos el producto con abundante agua tibia.

A continuación, mezclamos la cantidad deseada de Ghassoul con agua caliente hasta obtener una pasta cremosa. Para esta mezcla no debemos usar nunca elementos metálicos ya que hacen que el Ghassoul pierda propiedades. Después, dejamos reposar 5 minutos y aplicamos el producto sobre el rostro. Nuevamente, dejamos actuar unos 10 minutos y acto seguido, aclaramos con agua tibia.

Finalmente, rociamos nuestra cara con agua floral de rosas o de azahar y terminamos el proceso aplicándonos nuestra hidratante habitual.

El resultado es impresionante, se eliminan toxinas y la piel resurge tersa, tonificada, limpia y suave.

Y USADO EN EL CUERPO:

JABON NEGRO

3.- EN LA DUCHA:

Antes de aplicar el jabón debemos asegurarnos que la piel esté caliente. Para ello, basta con dejar correr  unos minutos el chorro del agua caliente antes de aplicarnos el jabón negro. Acto seguido, cogemos una pequeña cantidad de producto (Normalmente se usan unos 30 gr. por aplicación) y masajeamos mediante movimientos circulares todo nuestro cuerpo haciendo hincapié en las zonas más ásperas como codos, rodillas y talones. Lo dejamos actuar unos 10 minutos y, a continuación pasamos un guante de kessa o crin por todo el cuerpo con el fin de terminar de retirar todas las impurezas. Finalmente, aclaramos con agua tibia y, LISTO…

Una vez fuera de la ducha, conviene aplicar sobre el cuerpo limpio y seco, aceite de argán o leche corporal. De este modo, intensificaremos la nutrición de la piel y esta, nos quedará aún más suave y sedosa.

En Export Argan Spa ya tenemos disponible el jabón negro, puedes conseguirlo aquí

 

 

 

 

 

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *